domingo, 28 de abril de 2013

El Alma de la bailarina

 

Había una vez una bailarina que con sus músicos, había llegado a la corte del principe de Birkaska. 

Admirada en la corte, bailó ante el principe al compás del laud, la flauta y la citara, bailó la danza de las llamas, la danza de los sables y las lanzas; bailó la danza de las estrellas, y la danza
del espacio, y por ultimo, la danza de las flores al viento.
Luego se detuvo ante el trono del principe y dobló su cuerpo ante el, el principe le solocito que se acercara y le dijo: Hermosa mujer, hija de la gracia y del encanto, ¿desde cuando practicas tu arte?¿y cómo es que transmites la escencia de los elementos con tus ritmos y canciones?,  y la bailarina, inclinandose nuevamente ante el principe, le respondió: poderosa y noble Majestad, desconozco la respuesta a tus preguntas, solo puedo decirte esto: 

El alma del filosofo habita en su cabeza, el alma del poeta en su corazon, pero el alma de la bailarina VIBRA EN TODO SU CUERPO!