domingo, 17 de julio de 2011

El Contador De Historias - Rabih Alameddine




Título: El contador de historias
Autor: Rabih Alameddine
Editorial: Lumen 
Colección: Narrativa 
Año publicación: 2008 

Escuchad. Dejad que os cuente una historia. En 2003, Osama al-Kharrat regresa a Beirut, tras muchos años en Estados Unidos, para visitar a su padre agonizante. Allí entra de nuevo en contacto con su infancia, con la traumática guerra contra Israel, pero sobre todo con la figura de su abuelo, un hakawati o contador de historias profesional. Sus historias —sobre su llegada al Líbano como huérfano de las guerras turcas— se mezclan con cuentos tradicionales del Medio Oriente reimaginados, desde Abraham e Isaac hasta Fátima. Como un verdadero hakawati, Rabih Alameddine nos brinda Las mil y una noches de este siglo: una novela divertida y cautivadora que encanta desde sus primeras líneas. Una novela de gran calidad literaria que mezcla los mejores ingredientes de la narrativa de aventuras con la actualidad de Oriente medio.



“El contador de historias” es una novela que desafía el tiempo y recupera la figura perdida de los hakawati (contadores de historias), que tuvieron su esplendor durante la época dorada del Islam.

cuenta la historia sobre una tradicion arabe ya perdida sobre: contar historias, antiguamente los Al-hakawati  actuaban principalmente en los cafes de las grandes ciudades arabes y podian alargar sus relatos durante meses, estas leyendas árabes eran tan entretenidas e interesantes que la gente  siempre esperaban deseosos al dia siguiente para escuchar el final del cuento. mientras el Al-hakawati cuenta su relato los oyentes se sientan a beber te y a fumar shesha, utilizaban instrumentos como el oúd árabe, replicas de armas antiguas para animar sus historias y atrapar al espectador; pero esta tradición se fue perdiendo con el tiempo y no pudo sobrevivir con la llegada de la television y asi fue desapareciendo esta tradicion.

Este es un ejemplo de un  Al-hakawati  contando una historia en  un cafe en Damasco en  Siria. parece que  por suerte aun quedan unos pocos .